Espacios Patrimoniales

Magníficas edificaciones coloniales y republicanas de la ciudad, cuidadosamente restauradas en años recientes, se han incorporado a la oferta de lugares capaces de acoger congresos y reuniones.

La lista se enriquece con edificaciones contemporáneas de características únicas. Aquí presentamos los sitios más bellos y característicos de la ciudad.

Sobre la loma del Itchimbía se encuentra este majestuoso centro cultural, un complejo destinado a la realización de actividades culturales y eventos internacionales, que por sus características arquitectónicas y privilegiada ubicación se ha convertido en un ícono de la ciudad cuyos habitantes lo han bautizado como el Palacio de Cristal.

La cubierta del edificio es un bien patrimonial de enorme valor estético e histórico, que formó parte del mercado de Santa Clara, construido en el Centro Histórico a inicios del siglo XX. La vista a la ciudad desde este lugar, rodeado de amplios espacios verdes, es simplemente magnífica.


En el corazón del Centro Histórico funciona, desde el año 2000, el Centro Cultural Metropolitano, una edificación patrimonial que cumplió importantes e históricas funciones, entre los siglos XVI y XX, para el desarrollo de Quito. Allí funcionaron: la primera Universidad Pública colonial, la primera Biblioteca Pública en la cual fue Eugenio Espejo bibliotecario, el Cuartel Real de Lima, la antigua Universidad Central, la primera Politécnica, el observatorio, la Casa de la Moneda hasta la conformación del actual Centro Cultural Metropolitano.

La belleza arquitectónica, de amplios salones y grandes fachadas, prioriza las actividades culturales y artísticas como exhibiciones, programas, eventos protocolares y corporativos y celebraciones de gala.


El Centro de Arte Contemporáneo El Bicentenario funciona en el antiguo Hospital Militar, en el emblemático barrio de San Juan, en el centro colonial de la ciudad. El complejo arquitectónico, tiene una tipología lineal única, que se adoptó por primera vez en la ciudad, basada en los criterios técnicos de los sanatorios europeos, cuyo esquema de distribución, la luz natural y la ventilación fluyen libremente por todo el edificio.

La construcción de esta impresionante obra arquitectónica inició en 1900. Actualmente este recinto ha sido renovado para servir hoy de escenario a múltiples eventos y actividades. Es una mezcla de su antigua arquitectura con un toque de modernidad, que lo ubican como el Centro de Arte contemporáneo de la ciudad.


El Museo de la Ciudad habita en el edificio civil más antiguo de Quito, donde funcionó el antiguo Hospital “San Juan de Dios” por más de 400 años (1565 -1974). En más de 10 000 m2 mantiene una exposición permanente sobre los procesos socio históricos de la ciudad y su zona de influencia geográfica y cultural.

Además, el Museo de la Ciudad ofrece espa- cios restaurados con diversos y extraordinarios ambientes como la iglesia de arte barroco del siglo XVIII, y sus tres patios y claustros de arquitectura colonial. La iluminación de las distintas áreas ha sido especialmente diseñada para destacar sus cualidades patrimoniales y estéticas. Un espacio histórico para celebraciones de gala, lanzamiento de productos o clausura de congresos.


Su construcción, de estilo plateresco y mudéjar, data del siglo XVI. En el interior del templo se encuentran valiosas estructuras, como el altar mayor neogótico, que fue colocado a finales del siglo XIX por dominicos italianos. El techo de la iglesia, de estilo mudéjar, exhibe pinturas de mártires de la Orden de Santo Domingo. La cubierta de la nave central es uno de sus importantes atractivos. Una de las joyas barrocas del siglo XVIII que se cuida celosamente es la Capilla del Rosario, un baluarte de la arquitectura religiosa de Quito. El conjunto arquitectónico incluye un notable museo religioso.


 

San Francisco es el mayor complejo religioso de Sudamérica, construido desde 1536 y termi- nado 70 años más tarde. Dentro de sus muros se desarrolló la reconocida “Escuela Quiteña”. En sus siete claustros existen numerosas salas de gran magnitud como el refectorio (el más grande de los conventos de Quito) un espacio ideal para reuniones plenarias; el auditorio de la Universidad San Andrés que actualmente funciona allí, y un conjunto de salas paralelas de gran significado histórico y extraordinaria belleza arquitectónica. Maravíllese con una de las colecciones más importantes de arte colonial religioso de toda América y experimente el esplendor y la quietud de una arquitectura creada para la eternidad.

 


La estación ferroviaria Eloy Alfaro, ubicada en el tradicional barrio de Chimbacalle asen- tado en el sur de Quito, es un monumento patrimonial de la ciudad que recuerda la culminación del denominado Ferrocarril del Sur. Su construcción se realizó entre 1905 y 1908, año en el que llegó por primera vez el tren a Quito. Desde el 2009 se recuperó la estación que ahora es la primera de las 7 Maravillas de Quito.


La Iglesia de la Compañía de Jesús de Quito, ejemplo vivo de arte y fe del pueblo ecuatoriano, máxima expresión del estilo barroco en el Ecuador, se la construye desde 1605 hasta 1765.

Fueron sacerdotes jesuitas extranjeros entre ellos, Marcos Guerra, Jorge Vinterer, Leonardo Deubler , Venancio Gandolfi y Hernando de la Cruz, diestros en las diferentes artes y oficios: arquitectura, talla , escultura y pintura, quienes dieron forma y singular estilo al templo jesuita . Al pincel de Hernando de La Cruz se le atribuyen los dos grandes lienzos originales del Infierno y del Juicio Final, obras eje- cutadas en 1620, cuyos facsímiles hoy como ayer se ubican en los extremos norte y sur del nártex de la iglesia. El Quito colonial aportó también con grandes artífices que cubrieron la iglesia con oro y magníficas pinturas, artistas como Nicolás Xavier Goribar, Bernardo de Legarda, Antonio Salas, y la singular mano de obra anónima de quienes dieron nombre a la Escuela Quiteña y dejaron huella en la exuberante decoración del templo.


La construcción del convento San Agustín se inicia a partir de 1580 con planos del Arq. Francisco Becerra, es concluido en 1650 por el Arq. Juan Corral. El convento posee en su interior una serie de corredores compuestos por 9 columnas toscanas de capitel dórico, 2 pilastras y 10 arcos de medio punto o peraltados. En cada pared destaca una galería en la que se pueden observar 39 lienzos que narran la Vida de San Agustín, obra del maestro Miguel de Santiago. El corredor Oriental posee un cielo raso de estilo Mudéjar. El convento posee un solo jardín de estilo colonial con pila central.

La Sala Capitular está ubicada en el corredor oriental, es la habitación más grande del con- vento, tiene 22. 5 m. de largo, 7 m. de ancho y 6 m. de alto. Se utilizó como Aula Magna de la Universidad de San Fulgencio (la primera del Reino de Quito). En agosto de 1809 se firmo en ella el Acta de la Independencia Nacional.


 

 

La tradicional Plaza de Toros Belmonte ubicada en el Casco Colonial de Quito, cuenta con las instalaciones adecuadas y todos los servicios necesarios para llevar a cabo todo tipo de eventos taurinos, sociales, empresariales, conciertos, fiestas corporativas, etc.

Lo que su imaginación desee realizar.

 

 

 


Yaku, que en quichua significa agua, es un espacio para reflexionar y maravillarse con el agua y sus posibilidades para la vida. Se ubica en el antiguo barrio El Placer en las laderas del Volcán Pichincha, por lo que, además de ser un espacio que propicia la educación y la preservación del agua, constituye un sitio estratégico de observación y contemplación a la deslumbrante ciudad. La tradición cuenta que en este sector se levantaron baños ceremoniales y de purificación del Inca Atahualpa, que se los conocía como las “Casas del Placer del Inca”, por esa razón el ba- rrio habría mantenido ese nombre. El Museo del Agua YAKU representa un lugar especial para la realización de eventos, cuenta con amplios espacios, una gran terraza que domina la ciudad y un concepto de jardinería innovador.


El MIC es un museo para que adultos, jóvenes, niñas y niños aprendan y se diviertan con la ciencia y la tecnología. Actualmente cuenta con 3 exposiciones permanentes sobre neurociencias, biodiversidad andina y la ciudad de Quito. El MIC posee ambientes para explorar, tocar, experimentar, comprender, jugar, diver- tirse y soñar. Ciencia, tecnología y naturaleza son algunos temas que podrán ser explorados en el MIC, un lugar donde lo complejo es simplemente divertido. El MIC es un lugar especial para la realización de eventos de toda índole por los grandes espacios que ofrece rodeados de áreas verdes.